La Costa Cantábrica y en especial sus humedales, es uno de los lugares más interesantes de nuestro entorno para la observación de aves, durante el otoño e invierno. No en vano, la mayor parte de las aves que pasan la primavera y verano reproduciéndose en el norte de Europa, tienen aquí una de sus paradas imprescindibles para descansar y alimentarse en su viaje migratorio hacia sus cuarteles de invierno en el centro y sur de la Península e incluso en África.

Wimbrell

Entre los meses de Septiembre y Marzo, en las rías y ensenadas de Villaviciosa, Ribadesella, Tina Mayor, Tina Menor, San Vicente de la Barquera…etc, espátulas, garzas, garcetas, zarapitos, archibebes, chorlitos, chorlitejos, correlimos, avefrías, patos…etc, repondrán fuerzas y nos darán la oportunidad de disfrutar de uno de los espectáculos mas bellos y apacibles que pueden observarse en nuestro entorno.

Pero como siempre en la naturaleza, no todo es paz y tranquilidad. Estas aglomeraciones de aves hacen que depredadores como el Halcón Peregrino, estén siempre al acecho de aquellos que muestren el más mínimo signo de debilidad o descuido.

Peregrine Falcon

Otras Aves: Además de las especies que ya indicamos, la costa cantábrica está llena de otras aves, tanto migradoras como residentes: rapaces, passeriformes…etc, que nos harán pasar una muy interesante jornada de observación de aves y disfrute de la naturaleza.